Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

ART. Leyenda hombre que no creia en todos santos“Un hombre vivía solo pero un día se casó con una viuda que heredó de su difunto esposo algo de bienes”…

 






Así inicia la leyenda de un hombre cuya segunda mujer tenía marranos, guajolotes y gallinas. Al llegar Todos Santos el hombre le dijo: “No vas a matar nada, ni siquiera un pollo. Así nomás la vamos a pasar; no vamos a comprar nada pues no hay dinero. Si hay lo que hay, ahí que estén, no es cierto que vengan los que ya han muerto. ¿Quién los ha visto? Nomás dicen. No es cierto. ¿Cuándo van a volver si ya están podridos?”.

El hombre se fue a su milpa y la mujer empezó a guisar y al terminar puso su ofrenda en el altar. Cuando ya estaba terminado el Todos Santos, venía solito en el camino de regreso y ahí por donde pasaba había otro camino que era el del camposanto. Al momento oyó que algunos hablaban preguntándose lo que llevaban.

Uno dijo: “Yo encontré mi casa muy bonita, traje mi ropa, mi pañuelo, ¿y tú?” “¿Yo?, me fue bien, me dieron todo lo que ellos tienen”. Y otro con tristeza y llanto dijo: “A mí no me dieron nada, nomás esto me habían puesto; pero a ver si tardan en vivir”.

Aquel hombre escuchaba todas las palabras y entre ellas la voz del primer marido de su mujer. Lo que llevaba aquel difunto se oía bien que todavía estaba hirviendo y algunos de sus compañeros le decían que lo aventara y ellos le convidaban un poco de lo suyo.

El hombre, al escuchar y reconocer aquella voz, marchó para su casa y al llegar le dijo a su mujer: “Pon a calentar el agua, vamos a matar al marrano”. Empezó a arreglar y adornar su altar; al terminar guisó al cochino; su mujer empezó a moler e hizo tamales y pusieron la ofrenda hasta al anochecer. Al día siguiente, aquel hombre no se levantaba y cuando lo fueron a ver ya estaba muerto.

Eso pasó porque no quiso poner ofrenda y aunque lo hizo después, ya no le valió porque ya se habían ido aquellos difuntos. Y por eso ahora, por muy humilde que la gente seamos, siempre hay que poner ofrendas y comidas en el altar.

*Tomado de Cinco leyendas en torno al Día de Muertos, con información del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA).