Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

ART Tumbagones SanMiguelAllendeAzúcar glass, canela, harina de trigo, anís y un extraño ingrediente secreto son los protagonistas de esta suculenta creación. ¡Pruébalos!

Foto Ernesto Polo

 


Su nombre le viene de la delicada y frágil joya, tumbaga, que era entregada a los frailes franciscanos al ordenarse y que representaba la fidelidad a Dios; dicha prenda consistía en un delgado anillo hecho de una aleación de oro, cobre y zinc que se comprometían a cuidar y proteger tanto como su fe.

La versión dulce y de origen francés de los tumbagones llegó a México a mediados del siglo XVI con fray Juan de San Miguel y fray Bernardo de Cosín quienes compartieron la receta y lo convirtieron en el postre típico de esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Aunque al inicio había de un solo sabor, hoy los hay de vainilla, fresa, chocolate, nuez, integrales y hasta de soya, que son especiales para gente con diabetes; eso sí, su blanca y exquisita cobertura glaseada sigue siendo la misma que hace cientos de años al igual que su fina y redondeada apariencia.

Dato curioso
Se dice que el secreto del sabor de los tumbagones viene de que cuando se está preparando la masa, se le añaden tomates verdes y naranja agria ¿será?

Tip Misión
Compra tus charolas con los mejores tumbagones justo en el mirador de San Miguel de Allende, en el puesto Dulces y Conservas Victoriano donde podrás llevar también trompadas, regañadas, pellizcos y pedos de monja, entre otros.

Para conocedores
Prueba estos deliciosos postres después de la comida con una taza de café o si quieres tocar el cielo, con una copita de rompope.

¿Y para hospedarte?
Hotel Misión San Miguel de Allende
Salida Real a Querétaro 1
Col. Centro, 37700
San Miguel de Allende, Gto.
T. 01 (415) 152 1818
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.