Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

ART. Aguas termales ComanjillaEn Silao Guanajuato tenemos un hotel donde las albercas tienen numerosas propiedades curativas. Conócelas en este artículo.





Se consideran aguas termales o mineromedicinales a aquellas que, formadas en el seno de la tierra, emergen espontáneamente o mediante captado, a través de perforaciones, y que por sus características físicas y/o químicas, pueden ejercer efectos terapéuticos, aliviando o restaurando la salud de las personas. Estas aguas poseen factores energéticos como la potente ionización, mineralización, radiactividad, gases y variaciones de PH.
La mineralización de las aguas termales depende siempre de la composición del terreno por el que circulan o se acumulan. En general contienen flúor, hierro, bromo, boro, yodo, cromo, sodio, fósforo, arsénico y silicio carbónico entre los minerales más destacados.
En la actualidad la cura termal es uno de los sistemas terapéuticos que ha adquirido mayor trascendencia.
Cuando una persona se expone a un baño termal, recibe la acción directa de la temperatura en forma de shock, y los minerales comienzan a ser absorbidos en pequeñas concentraciones por la piel. Una vez en el organismo, los minerales son depositados en el tejido celular subcutáneo, y desde ahí ejercen su acción activando el metabolismo orgánico a través del eje hipotálamo-suprarrenal.
El secreto termal estriba en el juego rítmico que se provoca, traduciéndose en tensión-relajación / actividad-reposo.
La acción de este tipo de aguas sobre el organismo es múltiple y completa. Entre las propiedades curativas que poseen, se destacan las siguientes:
Estimulan las defensas del organismo.
Depuran la sangre, eliminándose las toxinas y productos de desechos por la sudoración y diuresis que provocan.
Reactivan el metabolismo retardado en muchos reumáticos.
Tienen poder desestabilizante sumamente útil, considerando la participación alérgica en el orden de las afecciones reumáticas.
Reeducan el sistema termorregulador, de enorme importancia en el reumático que ha perdido su capacidad de reaccionar y adaptarse a los cambios del medio ambiente.
Su poder analgésico y calmante de dolores es bien conocido.
Relajan los músculos y por su acción revulsiva y resolutiva, actúan sobre los edemas, tumefacciones y procesos crónicos fibrosos.
Sedan el sistema nervioso.
Reconstituyen y tonifican.
Modifican el terreno reumático en modo significativo.
Ejercen acción miorelajante, sobre las contracturas y rigideces neuro-músculo-osteo-articular, de capital importancia en los tratamientos de rehabilitación y reeducación músculo esquelética.