Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

ART. PemolesInstrucciones para comer un pemol:
1. Café en mano, tomen un pedazo y sumérjanlo hasta el fondo para sentir cómo cambia de sabor cuando se chopea o
2. Háganlo todo cachitos y échenlo directo a la bebida para comérselo de a poco con un cuchara. ¡Ufff!




Para encontrar pemoles de calidad que no se acaben o ya estén escogidos, hay que ir muy temprano al mercado Gonzalo N. Santos en Ciudad Valles; si se puede, con un termo de humeante café y detenerse en el puesto que mejor apetezca. Nosotros preguntamos quién nos vendían los más buenos y todas las miradas se dirigieron hacia
Doña Antonia Márquez.

Llegamos con la señora ansiosos por iniciar la charla pero ella insistió en que primero probáramos sus creaciones y luego platicáramos, “aprovechen sus cafés”.

Ante su demanda comimos uno, dos y hasta tres, ¡están deliciosos! El buen humor de la anfitriona no se disimula pero apenas ve la cámara se le borra la sonrisa y apunta tajante que ni de chiste se va a dejar tomar fotos. Lo respetamos.

Mientras seguimos chopeando, cuenta que esta tradición lleva muchos años en su familia, a ella le enseñó su abuelita y ella a su hija. Recuerda que sus primeras galletas las hizo cuando era tan sólo una niña y fue a manera de juego, pues estaba arremedando a las mayores.
Al final sin que le digamos nada, doña Antonia sugiere que si queremos una foto tendrá que ser de sus manos.

¡Excelente idea Doña! ¡Al final el secreto está en las manos!

A saber
Los pemoles clásicos son galletas de azúcar y canela en forma de rosquilla. También hay una versión mini y otra de churro pero la buena es la que parece dona aplastada. Hay quienes los cubren con azúcar glass porque dicen que así les gustan más a los niños. Al cliente lo que pida.

Nadie sabe para quién trabaja
Los principales consumidores de pemoles son los lugareños pero buena parte curiosamente- se la llevan los turistas extranjeros, pues el sabor a manteca les resulta diferente y adictivo.

Dato conocedor
La forma de esta galleta es muy característica y el secreto está en que una vez que está lista para hornear, se hace presión con tres dedos en la superficie para lograr sus ondulaciones tradicionales.

Que no te den gato por liebre
Aunque se pueden cocinar en hornos convencionales e incluso en microondas, para que sepan a verdaderos pemoles huastecos hay que prepararlos en hornos de barro y utilizando leña.

Mercado Gonzalo N. Santos
Porfirio Díaz 70
Ciudad Valles, SLP